Suscribirse

Diseño

Diseño Gráfico Comercial

Diseño gráfico comercial, no és lo que un creativo desarrolla,  és lo que se crea para que otros acaben viendo lo que se pretende comunicar.

Con esta premisa, la primera pregunta que se tiene que plantear es ¿para qué se necesita un diseñador gráfico?  Hoy en día hay programas informáticos que dandole a un boton ya crean un diseño, abundan los sobrinos y demás parentela que se les dá bien el diseño (todos llevamos un diseñador dentro).  Y siempre está el universitario que se gana unos euros haciendo webs y otros “trabajillos”.

Un diseñador gráfico aglutina entre sus habilidades, conocimientos de publicidad, marketing, artes gráficas, sociología, medios de comunicación, ofimática, etc  además de tener claras todas las técnicas de reproducción (offset, rotulación, serigrafiado, bordado, etc).  Por lo que es más lógico que consiga un resultado acorde a la embergadura de su proyecto, con el que además se sentirá identificado y se evitará futuros problemas en cuestiones posibles como reproducción, legilibilidad, adaptabilidad, comunicación, etc.

¿Por qué un diseñador independiente, si en la imprenta ya tienen y además no me cobran el diseño?.  Este es otra de cuestiones más frecuentes que casi roza la categoría de leyenda urbana.  Las empresas de artes gráficas cuentan con diseñadores propios (profesionales y muy buenos),  pero con tiempo limitado para desarrollar proyectos, de hecho para trabajos complejos suele ser habitual contratarlos a estudios de diseño, empresas de preimpresión y diseñadores independientes.  El límite de tiempo es lógico,  este tipo de empresas se dedican a imprimir o reproducir, por lo que hay que “alimentar” diariamente las máquinas de impresión.  Esto implica que para cada trabajo hay un tiempo tope asignado.  Respecto al mito de “no me cobran el diseño”, pruebe a ir a cualquier empresa de artes gráficas y solicite sólo el diseño,  descubrirá como que este no és gratuito.   En realidad el trabajo de diseño (horas de trabajo) se suele incluir entre los costes de impresión.

Mi proyecto es humilde, sólo necesito a alguien que me haga un “dibujito”. Y eso es lo que hará un diseñador gráfico. Generalmente son muchas las personas que asocian la figura de un diseñador gráfico a grandes y ambiciosos proyectos.  La finalidad de un diseñador gráfico (comercial) és plasmar o interpretar sus proyectos sean de la dimensión que sean,  en una “imágen” tangible que puedan reconocer los demás, y que no ofrezca dificultad alguna cuando llegue el momento de utilizarla y sobre todo con la que se sienta identificado.

El diseño engloba todos los aspectos que rodean a una empresa, asociación, club,  grupo cultural ó institución. Aunque un diseñador no renuncia a nada, algunos diseñadores se suelen especializar en determinadas categorías de trabajo según su experiencia o habilidad.  Las “especialidades” de la “casa” son las siguientes.